Repleto de vitaminas, minerales, antioxidantes y compuestos vegetales, los tomates son un superalimento que ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud. Algunos estudios incluso han sugerido que comer tomates podría proteger contra diversas enfermedades, incluidas las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Por lo tanto, disfrutar de un delicioso plato de sopa de tomate no es solo un placer para el paladar, sino que también es una forma de estimular el cuerpo y la inmunidad. ¡Puedes disfrutar de una sopa caliente cuando los días son fríos o incluso de un gazpacho frío y refrescante en el verano!

Aquí hay 9 beneficios para la salud de la sopa de tomate (¡y todos están respaldados por la ciencia!)

    Lleno de Nutrición

Solanum Lycopersicum, o como se les conoce más comúnmente, tomates, son relativamente bajos en calorías y ricos en nutrientes y compuestos vegetales beneficiosos. 

Los tomates son una gran fuente de carotenoides, particularmente un tipo llamado licopeno, que es el pigmento que le da a los tomates su característico color rojo brillante. Pero el color no es todo lo que obtenemos del licopeno, especialmente dado su potencial efecto preventivo de varias enfermedades crónicas. Comer tomates puede proporcionar hasta el 80% de la VD de licopeno.

Afortunadamente, y quizás de forma un poco sorprendente, las investigaciones sugieren que el cuerpo humano es capaz de absorber mejor el licopeno cuando se ha cocinado. Esto puede deberse a que el calor podría aumentar la biodisponibilidad o la tasa de absorción del licopeno. ¡Esta también es una buena noticia porque la sopa de tomate está hecha con tomates cocidos!

    Rica en antioxidantes

Los antioxidantes son un compuesto esencial que necesita el cuerpo humano. Ayudan a neutralizar los efectos dañinos del estrés oxidativo que ocurren cuando las moléculas que dañan las células, llamadas radicales libres, atacan el sistema inmunológico.

Puede obtener una dosis saludable de varios tipos de antioxidantes, incluidos licopeno, flavonoides y vitaminas C y E, entre muchos otros, al comer sopa de tomate. Obtener una ración constante de antioxidantes de su dieta diaria se ha relacionado con la reducción del riesgo de cáncer y enfermedades relacionadas con la inflamación, como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

La investigación también ha encontrado que las propiedades antioxidantes de la vitamina C y los flavonoides podrían ayudar a prevenir la aparición de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y enfermedades cerebrales. La vitamina E actúa como un refuerzo para aumentar los efectos antioxidantes de la vitamina C.

    Propiedades para combatir el cáncer

Los tomates se han estudiado a fondo en relación con sus propiedades para combatir el cáncer, especialmente porque tienen un alto contenido de licopeno. Se ha descubierto que son más eficaces para combatir el cáncer de próstata y de mama. El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común que se encuentra en todo el mundo (empatado en primer lugar con el cáncer de pulmón), y el cáncer de próstata es la quinta causa principal de muertes relacionadas con el cáncer a nivel mundial. Es el segundo cáncer más diagnosticado entre los hombres.

Los tomates también son ricos en carotenoides, especialmente aquellos como alfa carotenoides, beta carotenoides y licopeno. Una ingesta elevada de carotenoides se ha asociado con una reducción del riesgo de cáncer de mama de hasta un 28%.

Varios estudios han encontrado vínculos directos entre la ingesta alta de licopeno, especialmente de tomates cocidos, con un riesgo reducido de cáncer de próstata. Los investigadores postulan que el licopeno puede inducir la muerte de las células cancerosas o ralentizar la tasa de crecimiento de los tumores, un proceso llamado anti-angiogénesis.

Sin embargo, una palabra de precaución. Si bien estos estudios son prometedores, la evidencia sugiere que la potencia del licopeno no es suficiente para usarse como medicamento contra el cáncer por sí solo. De hecho, algunas investigaciones sugieren que la capacidad antioxidante del licopeno puede incluso interferir con la quimioterapia y la radioterapia.

    Promueve una piel y una visión saludables

¡Un plato caliente de sopa de tomate es un placer para su paladar, ojos y piel también!

Se dice que el betacaroteno y el licopeno protegen la piel contra las quemaduras solares al absorber la luz ultravioleta (UV) para aumentar la defensa de la piel contra el daño inducido por los rayos UV. Se realizó un estudio con 149 adultos sanos. Se les dio suplementos que contenían 15 mg de licopeno, 0,8 mg de betacaroteno y varios antioxidantes adicionales. Como resultado, se encontró que el suplemento mejoró significativamente la protección de la piel del participante contra el daño de los rayos UV.

Sin embargo, los investigadores dicen que el simple hecho de aumentar su consumo de licopeno no significa que deba alterar su rutina habitual de cuidado de la piel de protección para correr.

En cuanto a los ojos, comer alimentos ricos en carotenoides y vitamina A, como los tomates, es una excelente manera de reducir el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad.

Las propiedades antioxidantes de los tomates son una vez más, de donde provienen los beneficios. Ayudan a reducir el estrés oxidativo en la mácula, que es una parte clave del ojo. Además, el cuerpo convierte el betacaroteno en retinol, un compuesto esencial para la visión.

    Mejora la salud ósea

Las investigaciones indican que el licopeno es un factor de influencia importante en la regulación del metabolismo óseo. Aumenta la densidad mineral de los huesos, a su vez, reduce el riesgo de fracturas y previene enfermedades relacionadas con los huesos como la osteoporosis, una enfermedad crónica caracterizada por una mayor fragilidad y fractura de los huesos.

La osteoporosis afecta de manera desproporcionada a las mujeres y se considera una de las complicaciones más importantes de la posmenopausia.

El metabolismo óseo incluye el equilibrio entre las células llamadas osteoblastos y osteoclastos. Los osteoblastos son responsables de la formación de hueso, mientras que los osteoclastos se encargan de la degradación y reabsorción de los huesos. Los estudios realizados en animales han encontrado que el licopeno influye en el metabolismo óseo al estimular la actividad de los osteoblastos para formar huesos mientras ralentiza la actividad de los osteoclastos de la degradación ósea.

    Riesgo reducido de enfermedad cardíaca

Comer más tomates, u otros alimentos ricos en licopeno y vitamina C, puede ayudar a reducir su riesgo de enfermedad cardíaca al reducir los niveles de colesterol total y LDL (malo), que es un factor de riesgo importante. El licopeno y la vitamina C ayudan a prevenir la oxidación del colesterol LDL, que es otro factor de riesgo de aterosclerosis.

Además, el licopeno ayuda a reducir la absorción de colesterol en los intestinos y mejora el funcionamiento del colesterol HDL (bueno) en el cuerpo. Los carotenoides, que están presentes en abundancia en los tomates, también ayudan a reducir la presión arterial alta, otro factor de riesgo de enfermedades cardíacas.

    Puede mejorar la fertilidad masculina

El estrés oxidativo es una de las principales causas de la infertilidad masculina y puede conducir a una menor viabilidad y motilidad de los espermatozoides. Según algunas investigaciones, tomar suplementos de licopeno puede ser un buen tratamiento para reducir la fertilidad porque sus propiedades antioxidantes podrían aumentar las posibilidades de producir un mayor recuento de espermatozoides saludables.

Un estudio realizado en 44 hombres con problemas de infertilidad encontró que consumir productos comerciales de tomate, como jugo de tomate o sopa, aumentaba significativamente los niveles de licopeno en sangre, lo que mejoraba la motilidad de los espermatozoides.

Otro estudio en animales concluyó que el licopeno podría reducir el daño debido a la radioterapia, que a menudo se caracteriza por un recuento de espermatozoides reducido.

    Aumenta la inmunidad

En algunas culturas, la sopa de tomate se administra como remedio casero para el resfriado común. Además de ayudar a que ingresen más líquidos al sistema, la sopa de tomate tiene un alto contenido de vitamina C y carotenoides, que estimulan el sistema inmunológico. Numerosos estudios también han encontrado que la vitamina C podría ser una forma de prevenir el resfriado común o reducir la duración y severidad de sus síntomas.

    Fácil de hacer

La sopa de tomate es bastante fácil de hacer. Puede encontrar cientos de recetas en línea con diferentes variaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.